Ángel Torres y Míchel, de una dupla de éxito a enemigos públicos

Dicen que del amor al odio hay un paso y parece ser que Ángel Torres ha sido el primero en darlo con en su relación con Míchel González. El presidente del Getafe CF y el extrenador del equipo han pasado de formar un binomio de éxito, al enfrentamiento actual tras la las últimas declaraciones del máximo mandatario azulón en las que tachó a Míchel de «mal entrenador».

El regreso de Míchel al Getafe tras sustituir a José Bordalás el pasado verano parece que aún no se ha cerrado, pese a que fue destituido tras la octava jornada de liga. Entonces, el equipo vivía una de sus peores etapas sumando un punto de 24 posibles y siendo colista.

Tras la destitución del técnico madrileño, Torres apostó por Quique Sánchez Flores y su decisión cuajó. Ocurrió un milagro y el Getafe se salvó, pero esta felicidad del club ha quedado eclipsada por un enfrentamiento verbal que no se esperaba.

Ángel Torres presenta a Quique Sánchez Flores en el Getafe.
Ángel Torres presenta a Quique Sánchez Flores en el Getafe.

Después de asegurarse el curso en Primera División, los jugadores y el cuerpo técnico tuvieron una cena de celebración en la que habló su presidente. El directivo fue contundente: «No había duda que había una buena plantilla y un mal entrenador… Corregimos, porque el único culpable de equivocarme en el fichaje fui yo. Reforzamos en enero y el equipo tiene más puntos que la temporada pasada».

A este ataque inesperado, respondió Míchel en los micrófonos de Cadena Ser: «Tiene más dificultades ante los micrófonos que en los despachos», señaló. Pues no es la primera vez que Ángel Torres hace unas malas declaraciones ante la prensa.

Míchel, Torres y los juzgados

La mala relación entre ambos puede tener una razón clara. Cuando fue destituido, el presidente del Getafe no esperaba que su exentrenador le llevara ante los juzgados.

Míchel denunció al Getafe por no haber cobrado su despido y además comentó estar muy molesto por el contenido de la carta de despido en la que el club aseguraba «falta de actitud».

El madrileño se mostró molesto tras las palabras del directivo: «El Getafe tendría que estar de fiesta y se ha metido en estas declaraciones innecesarias. Siempre estoy callado, pero llega un momento… Nunca le he dado ningún problema al Getafe, me sabe mal por esto, espero que cuando pase un tiempo el presidente recapacite y espero una llamada para pedir disculpas y se acabó».

Los escándalos vienen de antes

Este desencuentro no es el primero que viven los protagonistas. En el final de su primera etapa en el Getafe, la salida del hijo de Míchel del equipo fue el centro de la polémica.

El entrenador llegó al club a falta de cinco jornadas en la temporada 2008/09. El equipo estaba a punto de descender, pero consiguió su salvación y renovó por dos temporadas más en las que clasificó al Getafe para disputar la Liga Europa y peleó por la permanencia.

En el verano de 2010, Ángel Torres decidió no renovar el contrato de Adrián González. Fue entonces cuando su padre se posicionó en una entrevista a la revista Soccer is Life: «¿Qué si se ha sido justo con él? No me paro a pensar en eso. Él quiere ser futbolista pero tendrá que serlo en otro sitio, no en Getafe. Ángel Torres y yo ni siquiera hemos hablado del tema. Ha sido una decisión del presidente. Yo no puedo entrar a valorar, sólo respetar su decisión. Adrián fue despedido por ser mi hijo, eso está claro».

La guerra solo había comenzado y Torres respondió: «No viene a cuento contestar 45 días después de que supiese que su hijo no iba a seguir en el equipo. Soy una persona que dice las cosas a la cara. Cuando supe los jugadores que no iban a continuar se lo comuniqué directamente al director deportivo y al entrenador. No contesto a ningún familiar porque les tengo el máximo respeto. Entiendo que defienda a su hijo, pero el fútbol es así«.

El asunto se zanjó con una llamada de Míchel a su entonces presidente. Negó haber dicho eso en la entrevista y durante la presentación de la equipación oficial del equipo, se fundieron en un abrazo.

La historia de ¿amor? entre la directiva y el técnico

A pesar de estos enfrentamientos, Torres y Míchel siempre han tenido una buena relación. En el primer año del Getafe en Primera División, el presidente quiso que firmara por el club, pero la operación no pudo concretarse y llegó Quique Sánchez Flores.

No fue hasta la segunda intentona cuando lo logró. Como dijo Míchel, no es la primera vez que suelta una perla ante los medios y eso fue lo que hizo en su presentación: «Es el entrenador idóneo. Conoce al club, es abonado. Tiene las ideas claras y es un tipo de entrenador que gusta a los jugadores. No es un tocahuevos«.

Con su historia pasada, el reencuentro entre la relación de ambos puede volver a darse, aunque parece ser que la sintonía entre el banquillo y la directiva del Getafe es siempre la misma: calma tras la tempestad.

The post Ángel Torres y Míchel, de una dupla de éxito a enemigos públicos appeared first on ElDesmarque Madrid.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies